MARATTIACEAE

Las Marattiáceas son un grupo de helechos monofilético encontrado principalmente en regiones tropicales húmedas.

Tienden a tener frondes pinadas muy grandes con esporangios de pared gruesa ubicados en la cara abaxial, en grupos bien definidos (a veces fusionados en sinangios), aunque algún género poco representado no se ajusta a esta definición.

La mayoría de las especies pertenecen al género Angiopteris (quizás 100 especies), seguido de Marattia (quizás 60 especies).

Fueron importantes componentes de los pantanos del Carbonífero donde se originaron, y han sufrido pocos cambios morfológicos y moleculares desde entonces.

Una única familia en la actualidad, Marattiaceae, con 4 géneros y cerca de 150 especies, o quizás 300 ya que es necesaria más investigación a nivel de especies en varios géneros: Angiopteris, Christensenia, Danaea, y Marattia, y una familia fósil: Asterothecaceae.

En el Jardín Botánico de Acapulco la única especie de esta familia de plantas que podrá admirar es la siguiente:
Nombre común – Nombre botánico (Especie y Variedad)

Helecho – Marattia laxa

Acerca de la Marattia laxa aquí una nota sacada de la Revista “La Ciencia y el Hombre”

Los usos de los helechos son muy variados. Tienen un enorme potencial como plantas ornamentales, aunque en México no se han promovido lo suficiente como para competir con otras especies que tienen alta demanda. En varios países, algunos son comestibles, sobre todo las frondas jóvenes y la parte central del rizoma. En ciertas comunidades rurales asentadas en el bosque de niebla del centro de Veracruz, por ejemplo, se consume el rizoma de Marattia laxa después de someterlo a un proceso muy parecido al cocimiento del maíz, que se mezcla con aquél para preparar tortillas.

La mayoría de las especies contienen metabolitos secundarios aún muy poco estudiados, pero algunas de ellas, según se ha reportado, sirven para el tratamiento eficaz de parásitos intestinales, reumatismo, trastornos diuréticos, úlceras, mordidas y piquetes de insectos. Tal es el caso de la llamada “oreja de ratón” (Adiantum capillus-veneris), que en nuestro país se usa para corregir disfunciones renales.

Por supuesto, también son fijadores efectivos de nitrógeno y controladores del proceso de erosión en las pendientes pronunciadas.

Especies muy estudiadas como fertilizantes naturales son los helechos acuáticos del género Azolla, que tienen la capacidad de captar el nitrógeno atmosférico y fijarlo a la tierra, actuando como organismos simbióticos con algunas cianobacterias. De esta manera, contribuyen en gran medida a la continuidad de las cadenas tróficas en los ambientes acuáticos donde se encuentran.