LAS PALMAS

ARTÍCULOS ACERCA DE LAS MARAVILLOSAS  PALMAS

1. PALMERAS
2. PALMAS Y SU PODA
3. PALMAS ORNAMENTALES
4. LA GERMINACIÓN DE LA SEMILLA DE PALMA

 


1. PALMERAS (Artículo de jardinesenacción.com)                                                 ABRIL 2016

Las palmeras pertenecen a la familia Palmáceas. Las palmeras son árboles o arbustos que se diferencian del resto por las características de sus raíces, su tronco o palmito y sus hojas:

  Raíces. Las palmeras no tienen una raíz principal y otras secundarias, terciarias.. etc, como el resto de árboles y arbustos. El sistema radicular de las palmeras está compuesto de un conjunto de raíces del mismo nivel funcional que nacen de la base del tronco.

  Tronco. Las palmeras tienen generalmente un tronco único y no ramificado que a diferencia del resto de árboles, no crece en grosor con el tiempo, ensanchándose únicamente por la acumulación de restos que van dejando las hojas inferiores al secarse. Por este motivo, el tronco de la palmera se puede llamar también falso tronco o palmito.

  Hojas. Las hojas de la palmera crecen en penacho, corona o rosetón y pueden ser pinnadas (forma de plumas de pájaro) o palmáceas (en abanico, como la cola de pavo real). La forma exótica de las hojas es la característica más llamativa de este grupo de plantas.

La multiplicación de la mayor parte de palmeras se realiza por semilla, siendo necesario utilizar semilleros cálidos y protegidos. La semilla de las palmeras es de germinación lenta pudiendo variar entre 1-15 meses según la especie.

Las palmeras son plantas de origen desértico, tropical y subtropical. Dependiendo de su adaptación al resto de zonas climatológicas, se pueden dividir en dos grupos:

 Palmeras más adaptables fuera de su clima

Las especies de origen desértico, asociadas a clima caluroso y seco, se han adaptado a climas templados y suelos más húmedos y ricos en nutrientes, por lo que se pueden utilizar para el exterior en el clima semidesértico, en el clima mediterráneo, en el clima atlántico y en el clima tropical. Incluso para clima continental y clima de montaña existen variedades que soportan bien al exterior. Washingtonia, Phoenix, Livinstona y Chamaerops son las familias de palmera que mejor se adaptan a exterior en climas distintos a su hábitat de origen.

Palma Washingtonia- 3 Palma Washingtonia

 Palmeras menos adaptables fuera de su clima

Las especies de origen tropical o subtropical necesitan humedad y calor, adaptándose mal en climas diferentes. Por lo tanto, son especies de invernadero o interior en climas continental, atlántico, de montaña, mediterráneo o estepario. Howea (Kentia), Chamaedorea, Chrysalidocarpus, Butia, Euterpe,… son familias de palmera que no se adaptan a exterior en climas distintos al clima tropical o subtropical.


 

2. PALMAS Y SU PODA

Artículo traducido por Esther Pliego de Salinas del National Arboricultural Society

Hoy en día las palmas se han vuelto a poner de moda en el diseño de paisaje, como lo estuvieron hace años, y que bueno, porque son muy hermosas y proporcionan diversidad.
Las palmas, por su definición: un solo tallo leñoso y que alcanzan en su madurez más de 10 pies, son perennes y tiran hojas; son árboles.

Pertenecen a una sola familia, PALMAE y existen 200 géneros con 2,800 especies conocidas. Pueden ser desde pequeños arbustos hasta gigantescos árboles como lo es una de Sud América que alcanza más de 200 pies en su madurez. (Ceroxylon quindiuense – palma de cera)
Se dan en muy diversos ecosistemas. Desde selvas húmedas hasta saavanas secas; pero generalmente son tropicales o subtropicales. Algunas, como la Trachycarpus fortune, nativa de regiones templadas de Asia, son resistentes al frío y se dan hasta en Vancouver, Colombia Británica y Escocia.
Aún en climas fríos son muy importantes para los arboristas porque hoy en día se utilizan mucho en interiores, como centros comerciales y oficinas.

Para cuidar bien de ellas es necesario conocer un poco acerca de su biología que las hace diferentes a otros árboles. Por ser monocotiledones tienen características diferentes. Primero su tejido vascular (phlem y xylem) se encuentra en manojos discretos a lo largo del tronco, mientras que tanto coníferas como árboles caducifolios tienen su tejido vascular dispuesto en anillos comenzando inmediatamente debajo de la corteza.

Las palmas además, no tienen crecimiento secundario. Su tronco no engruesa casi nada a medida que crecen y no tienen anillos de crecimiento como lo tienen los dicotiledones. Una vez que sus manojos vasculares se forman y el resto del tejido se forma y crece, eso es todo. El diámetro de la palma no crecerá en eso punto del tronco.
Las palmas son diferentes en el exterior del tronco. No forman verdadera corteza sino un fuerte cortex que las protege; pero no tanto como lo haría la corteza de otros árboles. Dañarlo con navaja o con los picos para escalarlas les dejará cicatrices casi permanentes.
Las palmas, excepto raras excepciones no se ramifican. Crecen desde un solo punto en la punta y no producen brotes secundarios si se estresan. Tampoco se reponen de daños o enfermedades tan fácilmente como otros árboles.
PODA
Las palmas se podan por las mismas razones que otros árboles, pero puesto que no producen crecimiento secundario, la poda es un reto. Para comenzar, no se trata de podar tallos o ramas, sino frondas; hojas grandes ya sea palmadas o pinadas. Si se descopa un árbol nos queda un árbol feo lleno de un montón de ramitas nuevas llamadas “escobas de bruja” pero si se le corta la punta a una palma, solo nos queda un “poste”.
Las palmas se podan por las mismas razones que se podan otros árboles siendo casi siempre las necesidades de la gente, no las de los mismos árboles. Podar, no tiene nada de malo; sin embargo debemos recordar que la poda estresa al árbol, por lo que al podar, esto se deberá hacer con un objetivo en mente. En palmas, lo “que” se poda y “como” se poda, es diferente.
Algunas de las palmas mas utilizadas son la palma mexicana Washingtonia robusta y la californiana Washingtonea filifera y a ambas les cuelgan las frondas secas (no tienen ramas) formando un “delantal”. Esto gusta a algunas personas y a otras les choca.
La razón para quitárselas puede ser por estética o también para evitar insectos indeseables, roedores, pájaros y hasta serpientes, pero a las palmas no les hace daño el dejárselas. Las frondas muy grandes también podrían presentar problemas de seguridad, ya que al caer desde lo alto podrían causar daños graves si le caen encima a alguien. También podrían ser causa de incendios.
NUNCA jale la fronda del tronco de una palma, córtela con (loopers) tijeras en las que se utilizan las dos manos o con serrucho. Esto evitará heridas feas por las que le puedan entrar patógenos y se enfermen. Al hacer esto, queda un pedazo de fronda llamado “bota” que va formando un espiral de cicatrices en forma de diamante, muy atractivo en algunas especies. Si se desea una apariencia tersa; lo que gusta a algunas personas, estas “botas” se deberán cortar con cuchillo filoso como los utilizados para cortar linóleo. Estos cortes dan por resultado un tronco liso con anillos prominentes, que gusta mucho a algunas personas.
En las palmas al igual que en los pinos, quitarles demasiado follaje vivo las hambrea, dando por resultado no poder hacer sus funciones de fotosíntesis, como son crecimiento, almacenamiento y defensa.
La poda excesiva puede hacer que se enfermen y hasta se mueran, al igual que a cualquier pino u otro árbol.
Otra razón para no podar demasiado las palmas, es que su follaje se concentra en un área pequeña cerca del crecimiento apical del meristemo. Son pocas las palmas que conservan frondas en la parte baja del tronco. Como se mencionó con anterioridad, los troncos de las palmas solamente engruesan durante un corto tiempo. Al quitarle demasiadas frondas verdes durante una temporada; durante esa temporada se reducirá también considerablemente su engrosamiento. A las palmas que se les han quitado muchas frondas verdes durante mucho tiempo y luego se les deja de hacer esto; les queda una forma como de reloj de arena lo que las debilita en ese punto y hasta se pueden quebrar con el viento.
Las palmas en interior deberán monitorearse cuidadosamente ya que acostumbradas a la luz intensa del exterior, al meterlas a la casa o edificio sufren para aclimatarse.
RAÍCES
Las raíces de las palmas son muy diferentes comparadas a las de los otros árboles. Ni crecen ni se extienden tanto a medida que madura la palma. No forman raíces leñosas radiando desde el tronco, sino que les crecen raíces adventicias del tronco. Generalmente las raíces de las palmas no son más gruesas de 1.5 centímetro y se extienden solamente a menos que a la mitad de la altura de la palma.
También responden de manera diferente a la poda de raíz. Mientras que algunas especies generan raíces inmediatamente detrás del lugar donde se cortaron como sucede en otros árboles; la mayoría de las raíces cortadas de las palmas se secarán hasta el tronco.
Afortunadamente una vez que los troncos de las palmas han iniciado una zona de desarrollo de raíces; las producen con mayor rapidez que otras especies de árboles. Frecuentemente vemos palmas ya maduras con un cepellón únicamente 60 centímetros más ancho que su tronco, lo que no se podría hacer con un encimo por ejemplo.
Aunque toleran ser trasplantadas con cepellones más pequeños que un árbol típico, esto no quiere decir que todas tolerarán ese estrés.
Las palmas, al igual que los otros árboles sufren por ser plantadas demasiado hondo. Esto las puede matar.

NUTRICIÓN

El problema mayor de las palmas es falta de potasio y no hierro como en otros árboles. Se nota cuando las frondas más viejas se comienzan a amarillear y les salen manchas anaranjadas. Al empeorarse se marchitan y se enchinan. Se extiende a las frondas más nuevas, se comienza a morir la palma, se reduce el tronco y las frondas dejan de crecer y se ponen cloróticas. Esto se corrige con sulfato de potasio.
En ocasiones les falta magnesio sobre todo cuando la tierra es muy alcalina. Se nota porque las hojas se enchinan, dejan de crecer y se ponen cloróticas con rallas necróticas. Esto se corrige con sulfato de magnesio.
Estas deficiencias de elementos se pueden presentar tanto en palmas al exterior como en las de interior; pero las de interior sufren más por falta de buen drenaje o de luz. La tierra en las macetas tiende a compactarse demasiado sobre todo cuando se utiliza vermiculita. Muchas veces con solo cambiarles la tierra de la maceta, cambiará su apariencia y mejorará su salud.
Las deficiencias de nitrógeno son raras en las palmas en el paisaje exterior, pero en las plantadas en centros comerciales u oficinas puede presentarse al igual que las deficiencias de potasio, de manera que un abono balanceado y de lenta absorción con un N-P-K de 3-1-2 es lo indicado para mantenerlas en buen estado. Plantadas en recipientes y debido a la tierra utilizada ya sea con o sin tierra, en ocasiones, pueden llegar a necesitar que se les añadan los elementos menores de: boro, cobre, hierro, manganeso y zinc así como magnesio.

 


3. PALMAS ORNAMENTALES

Especies de palmeras ornamentales más conocidas en la jardinería
1. Palmera de Cola de PescadoCaryota urens
La primera floración aparece cuando tiene unos 12-14 años y siguen apareciendo hojas nuevas hasta como 5-6 años de este suceso completa su ciclo y muere. Es una especie poco difundida.
2. Chamaedorea elegans
Muy popular como planta de interior. Alcanza unos 2 m de altura. En jardín se emplea en semi-sombra o a la sombra de otros árboles en climas sin heladas. Si se le expone al sol, se pone amarilla.
3. PalmitoChamaerops humilis
El Palmito resiste bastante el frío. Es una planta de origen mediterráneo, de pequeño tamaño, como arbustiva. Se emplea en la formación de grupos de numerosos ejemplares en jardines secos.
4. Palma ArecaChrysalidocarpus lutescens
La Areca es otra popular planta de interior. Como su tallo es múltiple, puede propagarse por división de tallo (con raíz) dividiéndose desde la base.
5. CocoteroCocos nucifera cocotero
El Cocotero es una palmera que crece de 12 hasta 24 m de altura, con un tallo encorvado o inclinado, solo se da en el exterior en climas tropicales; es de mantenimiento delicado.
6. Palma Kentia – Howea forsteriana
La Kentia es una conocidísima y elegante planta de interior. Resiste heladas débiles (-4ºC), por lo que se puede cultivar al exterior en donde el clima lo permita. Se multiplican por semillas, y éstas no están preparadas para su siembra hasta dos años después de recolectadas. Tardan más de 6 meses en germinar.
7. Livistona chinensis
Sus hojas palmadas cuelgan de los extremos. Por ser de crecimiento muy lento ha contribuido a su menor difusión en los últimos años a favor de la Palma Washingtonia que es de aspecto similar y que crece 3 ó 4 veces más rápido.
8. Palmera datileraPhoenix dactylifera
La Palmera datilera produce los dátiles comestibles y sus foliolos son estrechos, y de color verde azulados.
9. Phoenix roebelenii
Es una palmerita enana, ornamental y atractiva para jardines pequeños o interiores muy luminosos. Se suele ver con un tronco menor a 1 metro de altura, pero puede alcanzar los 4 ó 5 metros.
10.Rafis –  Rhapis excelsa
Palmeritas pequeñas relativamente poco cultivada que no alcanza más de 3 m de altura. Es apta para semisombra o interior.
11. Palmera real de CubaRoystonea regia
Se caracteriza por conformar un capitel liso, verde dispuesto sobre un tallo único poco anillado, casi liso, de color gris blanquecino. Se emplea en alineaciones por la rectitud de su tallo. No se da en lugares donde la temperatura baje a -2º C.
12. Coco plumosoSyagrus romanzoffiana
El Coco plumoso es una palmera que está de moda por su resistencia, aspecto tropical y de rápido crecimiento. Como planta de interior solamente en grandes macetones con mucha luz.
13. Washingtonia filifera
Palma de uso muy popular en zonas costeras del mundo ya que soporta la proximidad al mar.
14. Washingtonia robusta
Es muy parecida a la anterior, de hecho tienen el mismo nombre común “Washingtonia” y también es muy cultivada. Se diferencian a la vista en que ésta, la W. robusta, tiene el tronco más delgado y es más alta que la W. filifera. Resiste heladas de hasta -5º C.
Ambas especies de palmeras Washingtonia son casi indistinguibles en su primer año ya que los segmentos de W. filifera aparecen cuando esta planta tiene más de un año.


4. LA GERMINACION DE SEMILLAS DE PALMA

Artículo del Fairchild Tropical Gardens

Las semillas de las palmas pueden ser desde muy grandes como las del fantástico coco doble Lodoicea maldivica, la semilla mas grande del reino vegetal, hasta pequeñitas de apenas unos milímetros tales como las de la Palma Raphis excelsa. Su forma podrá ser redonda, ovalada o hasta irregular.
El método utilizado para germinar las semillas que ha dado buen resultado comienza con obtener semilla fresca. La semilla se deberá recolectar tan pronto como madure o sea que comience a cambiar de color directamente en la palma. El número de semillas recolectadas no es tan importante como su frescura, ya que eso será lo que garantice el buen resultado.
Las semillas de las palmas crecen dentro de un fruto carnoso el que necesita removerse antes de plantar la semilla. En la naturaleza esto sucede cuando un ave o animal se lo come y pasa por su sistema digestivo. El quitarle la parte carnosa del fruto aumenta las posibilidades de germinación evitando que se formen hongos dañinos que contaminen la semilla.
En algunas especies la parte carnosa se puede remover con solo frotar la semilla bajo el chorro del agua. En otras sin embargo se necesita separar el fruto de la semilla con un la ayuda de un cuchillo.

HABRÁ QUE TENER CUIDADO DE NO DAÑAR LA CUBIERTA INTERIOR QUE PROTEGE LA SEMILLA.

Se trata de no propiciar la introducción de insectos u hongos a la semilla.
Al limpiar las semillas, se deberá tener cuidado ya que algunas tienen una sustancia irritante que le podrá causar irritación. Para limpiar semillas de la palma cola de pescado Caryota, palma real Roystoneana y Camedora Chamaedorea quizá pueda hacerlo con guantes de hule.
Las semillas de palma tienden a tener un término corto de viabilidad, especialmente si se secan. Es conveniente remojar las semillas en agua durante 24 horas al recibirlas. Son pocas las semillas secas que germinan o no germinan. En algunos casos se puede probar poniéndolas a flotar y las que estén malas flotarán; PERO esto es solamente una prueba ya que en la naturaleza algunas de ellas precisamente flotan para dispersarse. Al remojarlas sin embargo si algunas flotan y otras no, es porque algunas no son fértiles.
Después de remojar las semilla, se sumergen en una solución de 10% de cloro (1 parte de cloro a 10 partes de agua). Se enjuagan perfectamente.
El endospermo, que es la mayor parte de la semilla, contiene el alimento necesario para alimentar a la pequeña plantita. Dentro del endospermo se encuentra el embrión mismo de la planta. Si se deja secar la semilla, el endospermo se puede separar de la cubierta que tiene. Esto prevendrá que el embrión absorba el agua de la tierra a través de su cobertura.
Sembrar varias semillas de la misma especie en una sola maceta da buen resultado y se deberán espaciar lo suficiente para su futuro desarrollo. Es conveniente utilizar macetas de barro suficientemente profundas para que las raíces se puedan desarrollar después.
La tierra utilizada deberá ser cualquier buena mezcla de tierra, que proporcione buen drenaje y mantenga humedad sin quedar empapada siempre. La humedad es esencial para la germinación, pero demasiada agua las pudrirá. Por otra parte dejar secar las semillas será desastroso.
La profundidad a la que se deberán sembrar las semillas es de controversia. Generalmente sembrarlas bastante superficialmente o sea dejando la parte superior de la semilla expuesta da buenos resultados. Cubra sin embargo con suficiente tierra para que no se sequen, o sea APENAS CUBIERTAS.
Las semillas de palma requieren una temperatura alta para su germinación, generalmente entre 70°F y 100°F. En Acapulco esas son nuestras temperaturas todo el año pero de no ser así habrá que proporcionarles calor.
La cantidad de luz no es un factor determinante para su germinación. Cualquier sitio sombreado estará bien siempre que la temperatura y humedad se mantengan. NO ponga las semillas en el sol ya que se secarán. Recuerde que cuando las emillas caen de la palma madre quedan en la sombra y es allí a su sombra donde germinan.
Es bien conocido que la germinación de las semillas de palma es errática. Algunas tardan semanas antes de dar señales de vida. Los resultados son diversos en las diferentes especies. Pero siga las reglas anteriores, tenga paciencia y con suerte obtendrá de la semilla una majestuosa palma.

 

 

********************************************